Infidelidad

Escrito por GisellaOlsen 11-03-2018 en infidelidad. Comentarios (0)

¿Que tan mala es la infidelidad?

Me repetía una, tras otra, tras otra vez... 

¿Realmente esto es enfermo?

Fumando mi tercer cigarro, contemplando el celular, esperando un mensaje tuyo.

Esto no está nada bien.

Esto no estará nada bien.

Reflexionando, de manera consiente.

SÍ...

Es mala, muy mala.. 

Cuando eres la esposa,

Y aún más, cuando eres la otra.


Teniendo 24 años, todo es fácil... Las ganas de comerte el mundo aumentan con cada pequeño éxito que logras. 

Esas pequeñas victorias que en lo personal me llenaban el alma, eran tan básicas como pedir un desayuno y que la temperatura de mi café estuviera perfecta.

El éxito es ese motor que nos impulsa a querer más de la vida, a exigirle al destino que te de la fuerza para obtener mayores beneficios, es esa misma atracción lo que nos lleva a querer siempre buscar mejores oportunidades.

¿Y que tanta relación tiene el éxito con la infidelidad?

Pues es muy sencillo, la felicidad está anclada al éxito de manera general, el éxito se traduce en diferentes maneras, por ejemplo: una estabilidad emocional que puede proveerte una pareja, un buen trabajo que te haga sentir orgulloso. 

La combinación de una pareja con lo laboral puede explotar lo mejor de un matrimonio, pero si este no está a la par, cae en monotonía y eventualmente surge la infidelidad.

Crecer como pareja es muy interesante, el tema surge cuando los caminos laborales nunca llegan a ser parejos y de alguna manera un integrante se estanca en el inmenso abismo del desinterés y la contraparte en una lucha para mantener el bienestar de los dos.

¿Pero que pasa, cuando alguien es infiel por estar contigo?

Ahí las cosas cambian,

Y no para algo mejor.

Estas nunca cambian.